Somos Avant (pronunciado Avánt), una agencia misionera enviadora, alcanzando a los no alcanzados a nivel global. Tenemos 500 obreros transculturales ministrando en 50 países en 5 continentes. Pero no es suficiente. Aún queda mucho por hacer para lograr la gran comisión.

 

¿Porque Misiones?
  • Porque todavía hay personas sin esperanza, sin Jesucristo y sin nadie que les hable de él.
  • Más de 2 mil millones de personas en esta tierra nunca han escuchado el nombre de Jesús.
  • Aproximadamente 45,000 personas que no conocen a Cristo mueren cada día.
¿Quiénes Somos?

Desde los años 1890, Avant Ministries ha estado plantando iglesias entre los pueblos no alcanzados del mundo. Creemos que la iglesia es el instrumento de Dios para proclamar el Evangelio, discipular a los creyentes y transformar las comunidades.

Utilizamos una variedad de ministerios para ayudar a plantar iglesias donde no las hay, y luego apoyamos a esas iglesias para que se reproduzcan a nivel local e internacional.

Misión

Nuestra misión es glorificar a Dios llevando a otros a disfrutar de su comunión, plantando y desarrollando iglesias en las áreas menos alcanzadas del mundo.

Visión

Nuestra visión es marcar una diferencia de aquí para la eternidad plantando y desarrollando rápidamente iglesias donde todavía no las hay.

Valores Fundamentales

En el corazón de nuestra organización está nuestra convicción profunda de que nuestro Creador nos ha permitido ser parte de Su plan redentor. Al honrarlo a Él y a nuestro prójimo a lo largo del proceso, mantenemos firmes estos valores fundamentales, que son el núcleo de cómo nos conducimos, cómo entablamos las relaciones y cómo realizamos nuestro trabajo. Hay valores adicionales que  estimamos y esperamos dentro de nuestra organización, pero estos cuatro nos definen como agencia misionera. 

  • Cuidado: Somos una misión que reconoce el corazón pastoral del Creador (Jeremías 3:15). En nuestra búsqueda de y obediencia a Dios, cuidaremos infatigablemente a los demás (Gálatas 6: 2; Filipenses 2: 4; Romanos 12:10). También cuidaremos de los miembros de nuestra misión y de nuestro equipo (Gálatas 6:10), sin descuidar a los necesitados a nuestro alrededor (Mateo 25: 31-46; Santiago 1:27).
  • Comunidad: Somos una misión que reconoce al pueblo del Creador (Génesis 1: 26-29). Estamos comprometidos a establecer relaciones auténticas y entrañables caracterizadas por la interdependencia, la generosidad y la sumisión unos a otros. Debido a nuestra relación con Cristo como Cabeza de la Iglesia, nos enlazaremos unos a otros, nos amaremos y nos comprometeremos a la unidad en medio de la diversidad (Juan 13:35; Romanos 12:10, 16; Efesios 5:21).
  • Colaboración: Somos una misión que reconoce el plan del Creador (Salmos 86: 9; Isaías 40: 3-15; Apocalipsis 7: 9-12). Dios nos permite participar con Él en Su plan de redimir la creación (2 Corintios 6: 1; 2 Pedro 1: 2-4). Es a través de la colaboración con otros creyentes, unidos en la tarea común, que vemos la expansión del reino de Dios (1 Corintios 3: 4-11). Nuestra obediencia a Dios resultará en Su renombre, y una recompensa eterna para nosotros. (Deuteronomio 5:33; 1 Corintios 15:58; Gálatas 6: 9; Santiago 1:12).
  • Creatividad: Somos una misión que reconoce el poder del Creador (Génesis 1). Su sabiduría y poder son la fuente de nuestra creatividad y nuestras habilidades (Éxodo 35: 31-32; Deuteronomio 8: 17-18; Santiago 1:17). Como mayordomos del tiempo que Dios nos ha dado, usaremos métodos innovadores para relacionarnos creativamente con las personas que Dios trae a nuestro camino, compartiendo Su plan redentor para plantar la iglesia donde aún no existe (Marcos 2: 1-12; Lucas 5: 17-20; Hechos 17).