Montando un elefante

Montar en elefante es una experiencia muy emocionante. Hay algo especial en conducir un animal de diez toneladas que tiene la fuerza para destruir casi cualquier obstáculo en su camino. La altura del elefante, casi cuatro metros, le da a uno una gran visibilidad de lo que sucede a su alrededor, incluso en la distancia hacia situaciones o peligros que se anticipan. Hay una sensación de seguridad, incluso cuando estás en medio del bosque te sientes seguro en este animal que no tiene depredadores naturales.

Es fácil pensar y sentir que tienes poder cuando conduces un elefante, pero eso no es realmente cierto. El elefante te lleva a donde quiera que decida ir. Tu puedes sugerir la dirección, tratar de presionarlo para que se mueva y se detenga, pero, al final, el elefante probablemente hará lo que quiere hacer. Es solo cuestión de tiempo antes de que te des cuenta de que, en realidad, no tienes el control. Si decides pararte frente al elefante para detenerlo, sabrás realmente quién tiene el control.

Esta es una imagen de liderar un movimiento misionero. Un movimiento es como un elefante; es poderoso, es efectivo, se mueve rápidamente, pero sus movimientos probablemente no son el resultado de nada de lo que estás haciendo. La mayoría de las veces, su existencia ni siquiera depende de lo que estés haciendo. Cuando hablamos de un movimiento misionero, debemos reconocer que es producido por la acción directa del Espíritu Santo.

Por obra del Espíritu de Dios, están surgiendo muchas iniciativas misioneras en diferentes partes del mundo y en lugares no tradicionales. Esto está ocurriendo sin ninguna dirección o acción centralizada. Por definición, un movimiento es una acción descentralizada que conecta a personas, organizaciones, recursos y comunidades sociales en torno a un propósito unificador que de alguna manera se convierte en convocante. Un movimiento en esencia no tiene un liderazgo visible; tiene pocos límites y pocas limitaciones; refleja los intereses creados compartidos y la inclusión en su propia naturaleza. Este es el elefante que las personas y las entidades a veces intentan montar sin éxito, porque el movimiento se está moviendo ya que está siendo empoderado por la acción del Espíritu Santo.

Necesitamos estructuras misioneras que sirvan a diferentes áreas de un movimiento misionero. Estas estructuras pueden agudizar la imagen del movimiento y proporcionar una forma comprensible de abordarlo y de formar parte de él. Dependiendo de su vocación u objetivos, estas estructuras deben elegir el tipo de organización que mejor encaja con su identidad particular.

Dos formas de conducir un elefante

Tom Burns y G.M. Stalker definió una distinción entre dos tipos de organizaciones: mecanicistas y orgánicas. Las organizaciones mecanicistas responden mas a la comprensión tradicional de la burocracia, con una clara cadena jerárquica de comandos. La autoridad fluye verticalmente desde arriba y la responsabilidad también fluye verticalmente, pero desde abajo. La comunicación es muy rara entre las personas de arriba y las de abajo. Alternativamente, Burns y Stalker dicen:

Las organizaciones orgánicas, por el contrario, se caracterizan por una estructura más flexible en la que los objetivos generales de la organización tienen prioridad sobre las responsabilidades estrictamente definidas. Los flujos de comunicación y las “directivas” son más difusos y se mueven a lo largo de muchas trayectorias, no simplemente verticales.[1]

Las organizaciones orgánicas generalmente se denominan redes y las organizaciones mecanicistas reciben muchos nombres: alianza, coalición, sindicato, federación, confederación, asociación, afiliación, organización o asociación, dependiendo de cuán formales sean sus relaciones. La mayoría se define como: “Un grupo oficial de personas que se han unido para un propósito en particular” y se caracterizan por un tipo legal de organización que Max Weber describe como que tiene tres características básicas; reglas impersonales, un contrato y personal administrativo burocrático.

Primero, las reglas constituyen un “orden impersonal” que proporciona el proceso racional para que los funcionarios tomen decisiones y apliquen la ley, al tiempo que limitan la autoridad que se les confiere. En segundo lugar, se necesita un contrato para definir la relación entre la persona que obedece a la autoridad y el sistema; se trata de una decisión voluntaria que indica la vigencia del ámbito legal mediante sumisión voluntaria al mismo. En tercer lugar, este tipo de organización necesita un personal administrativo burocrático para su funcionamiento.

Una red u organización de tipo orgánico, por otro lado, se considera una entidad de toma de decisiones de abajo hacia arriba. El consenso caracteriza sus decisiones en todos los niveles. Esta característica particular proporciona un recordatorio constante a los miembros de que son parte de una red. Se invierte mucho tiempo en trabajar a través de decisiones para abordar inquietudes, resolver conflictos y mantener la unidad en cada acción que se toma.

Burns y Stalker presentan la organización orgánica como la alternativa más capaz de afrontar las presiones externas y más eficaz para adaptarse para aprovechar las cambiantes realidades organizativas, y en nuestro caso, de los movimientos misioneros. También afirman que el impacto de la burocracia transforma a las organizaciones en entidades inflexibles, legalistas y aisladas, lejos de la efectividad esperada que remarcó Weber. A medida que el movimiento crece, la simplicidad se vuelve más difícil y las redes parecen ser la organización más adaptable para montar en elefante.

Las fortalezas organizativas de las redes

La “idea de red” se ha desarrollado recientemente con definiciones más elaboradas para ayudar a sus electores a comprender cómo funciona y el papel que juega cada elemento con y dentro de la red. Podríamos identificar cuatro niveles de desarrollo de una red. (Ver gráfico.)[2]

La red es el primer y más amplio nivel de relación, y se define como “un entorno de asociación, que permite el flujo de información. Esto se crea cuando dos o más personas se reúnen para intercambiar información voluntariamente y avanzar en el desarrollo de su trabajo ”[3]. Representa la forma más elemental de una red de la que surge cada momento.

Red de trabajo, es el segundo desarrollo de una red. “A medida que las personas comparten intereses comunes y áreas relacionadas con su ministerio, se identifica un propósito común y se establece una red de acción”[4]. La Alianza Estratégica representa el tercer nivel de desarrollo, y surge una vez “… se perfila el propósito que unifica una red de acción [y] sus miembros diseñan un proyecto específico para lograrlo. Este proyecto específico o determinada actividad se denomina alianza estratégica”[5].

Por lo general, la alianza estratégica tiene una existencia temporal que finaliza cuando se logra el propósito particular. Por último, una mesa redonda es un nivel más elaborado de trabajo en red que “convoca a líderes de redes establecidas que funcionan y que cuentan con un electorado y recursos detrás de ellos. Estos líderes pueden influir en otros con quienes tienen una relación laboral definida”[6].  Este nivel está reservado para resolución de conflictos, proyectos especiales y reuniones estratégicas para definir el futuro del movimiento.

¿Cuál es la mejor forma de montar en elefante?

El mundo sigue cambiando. La “sociedad en red” ya está aquí, desafiando las estructuras de misión para que sean más abiertas, flexibles, inclusivas y adaptables a la nueva realidad. El Espíritu Santo está en movimiento en todo el mundo, encendiendo a la iglesia con un nuevo fervor misionero y desafiando a la iglesia a redescubrir su naturaleza misional, a dejar de hacer bien lo que Él no la ha llamado a hacer y regresar a lo básico, ir discipular a las naciones y recuperar el discipulado como medida de éxito.

Es necesario que el Movimiento Misionero forme parte de este escenario. Tiene un papel fundamental en la creación de un lugar para reunirse, compartir y cooperar para quienes participan en la misión. El papel de quienes están involucrados en el Movimiento Misionero, como individuos o entidades, es claro. Primero, para comprender el movimiento misionero, defínalo en nuevas categorías y compárelo con la historia de la misión. En segundo lugar, identificar mejor cuál es nuestro papel y la mejor contribución que podríamos hacer para nutrir y fortalecer el movimiento misionero. En tercer lugar, comprometerse a convertirse en servidores del movimiento misionero en lugar de ser servidos por ellos. Finalmente, construir la cultura organizacional compartida que es la clave para la supervivencia y efectividad de un Movimiento Misionero.


[1] Giddens, Sociology, 2001: 351-352
[2] Ruiz, GCR Antigua ITF Meetings’ Manual, 2003
[3] Ruiz, a Guide on National Mission Movements, 2000: 16
[4] Ruiz, A Guide on National Mission Movements, 2000: 16
[5] Ruiz, A Guide on National Mission Movements, 2000:16
[6] GCR, “Definition of GCR”, Great Commission Roundtable, 2003 [website] < http://www.icta.net/gcr/html/reference.html (12 September 2007)

 

Bibliography

Albrow, Martin, Bureaucracy (London: Pall Mall Press, 1970)

Castells, Manuel, The Information Age: Economy, Society and Culture, Vol. 1. The Rise of the Network Society, (Oxford: Blackwell Publishing, 2000)

Considine, Mark and Jenny M. Lewis, “Bureaucracy, Network, or Enterprise? Comparing Models of Governance in Australia, Britain, The Netherlands, and New Zealand” Public Administration Review, 63/2 (2003), 131-140

Getz, Gene A., “Institutionalism in History” in Sharpening the Focus of the Church (Wheaton: Victor Books, 1987)

Giddens, Anthony, Política y Sociología en Max Weber (Madrid: Alianza Editorial, 2002)

________ Sociology (4th ed.; Cambridge: Polity Press, 2001)

Heugens, Pursey, “A Neo-Weberian Theology of the Firm”, Organization Studies, 26/4, (2005) 547-567

Lipnack, Jessica and Jeffrey Stamps, The Age of Network: Organizing principles for the 21st Century,  (Essex Junction: Oliver Wright Publication Inc., 1994)

________ Virtual Teams: Reaching across Space, Time, and Organization with Technology, (New York: John Wiley & Sons, 1997)

Ruiz, David, Building on a Creative Foundation: The Future of COMIBAM and its Value Propositions,(MA. Dissertation: All Nations Christian College, 2007)

_______ A Guide on National Mission Movements (Lima, COMIBAM, 2000)

_______ “COMIBAM as a Viable Regional Mission Movement” Connections, 6/1, (April-May 2007) 5-7

________ “COMIBAM as a Process leading to a Congress”, Connections, 6/1, (April-May 2007) 8-10

Weber, Max, The Theory of Social and Economic Organization (New York: The Free Press, 1947)

________ The Protestant Ethic and the Spirit of Capitalism (2nd. Ed.; London: George Allen & Unwin: 1976)

Deja un comentario