Declaración Doctrinal

La Biblia
Creemos en la inspiración verbal y plenaria de las Sagradas Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento, inerrante como se dio originalmente, la revelación final escrita de Dios de sí mismo y su voluntad, y la única autoridad para toda fe y práctica (2 Tim. 3:16 -17; 2 Pedro 1:21).

La Deidad
Creemos en Dios, quien se revela en las Escrituras como subsistiendo en tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, pero uno en ser, esencia y poder (Mateo 3: 16-17; 28: 18-19; 2 Cor. 13:14; Gálatas 4: 6-7; Heb.9: 14; 1 Juan 2: 22-23).

El Señor Jesucristo
Creemos en el nacimiento sobrenatural de Jesucristo, quien fue concebido por el Espíritu Santo, nacido de la virgen María, el Hijo encarnado de Dios, Emanuel, Dios con nosotros (Mateo 1: 20-23; Lucas 1:35).

Creemos en la deidad de nuestro Señor Jesucristo, quien es Dios mismo, la imagen expresa del Padre, Aquel por quien y para quien todas las cosas fueron creadas y existen (Juan 1: 1-3, 14; Col. 1: 16-17).

Creemos que el Señor Jesucristo vivió una vida sin pecado, que murió como un sacrificio sustitutivo perfecto por los pecados de todas las personas, y que la justificación del creyente está asegurada por su resurrección física literal de los muertos (Mateo 28: 6 -7; Rom.3: 24-25; 1 Cor.15: 4-8; Heb.2: 9; 4:15; 1 Pedro 3:18).

Creemos que el Señor Jesucristo ascendió a la diestra de Dios, donde es el Sumo Sacerdote y Abogado de su pueblo (Hechos 1: 9-11; Rom. 8:34; Heb. 7:25; 9:24; 1 Juan 2: 1).

Creemos en la inminente venida de nuestro Señor Jesucristo en el aire para recibir a Su iglesia a sí mismo (Juan 14: 3; 1 Cor. 15: 51-52; 1 Tes. 4: 13-18; Tito 2:13).

Creemos en el regreso posterior, visible y premilenial del Señor Jesucristo, con su iglesia, para establecer en la tierra su reino mundial prometido (Zac. 14: 4-11; Apoc. 19: 11-16; 20: 4- 6)

El Espíritu Santo
Creemos en la personalidad y la deidad del Espíritu Santo, quien convence de pecado, quien es el agente sobrenatural en la regeneración y quien, en el momento de la conversión, bautiza y sella al creyente en el Cuerpo de Cristo, inmediatamente morando en él o ella. (Juan 14: 16-17; 16: 7-11; 1 Cor. 12: 12-14; Ef. 1: 13-14).

Creemos que es el deber y el privilegio de cada creyente ser lleno del Espíritu Santo, el cual ilumina, guía y energiza al creyente, capacitándole para mantener un caminar cristiano consecuente (Juan 16:13; Ga. 5:16 ; Ef.5: 18; 1 Juan 2:20, 27).
Creemos que el Cristo ascendido da dones a través de la voluntad soberana del Espíritu Santo para la edificación y la unidad del cuerpo de Cristo (1 Cor. 12: 4-12; Ef. 4: 7-13).

Los Ángeles
Creemos en la realidad y la personalidad de los ángeles, tanto buenos como caídos, incluido Satanás, el gran enemigo de Dios y el hombre, cuya oposición aumenta cada vez más pero cuya condena final es segura (Job 1: 6-7; Salmo 103: 20 ; Mateo 4:11; Lucas 2:13; Hebreos 1:14; Apocalipsis 20:10).

La Humanidad
Creemos que el Hombre fue creado, varón y hembra, por un acto directo de Dios, que cayó en pecado y por lo tanto se volvió depravado y culpable ante Dios; que el primer hombre y mujer fueron casados por Dios y que el matrimonio bíblico es solo entre un hombre y una mujer. La intimidad sexual debe ocurrir solo dentro del contexto del matrimonio así definido (Génesis 3; 1:27; 2:19-25; Salmo 51:5; Isa. 64:6;
Rom. 1:21-23; 3:23; 5:12, 21; Efesios 5:31).

La Salvación
Creemos en la salvación únicamente por la expiación sustitutiva de Cristo por gracia a través de la fe en Su sangre derramada para realizar la redención de la humanidad del pecado y la reconciliación con Dios (Rom. 3: 24-26; 5: 9; Ef. 2: 8-9; Tito 3: 5; 1 Pedro 1: 18-21).

La posición del creyente
Creemos en la filiación de todos los creyentes nacidos de nuevo en la familia de Dios, y que su justificación, santificación y redención eterna están totalmente provistas y aseguradas en la obra terminada de Cristo en el Calvario y en su continua intercesión (Juan 1:12 -13; Romanos 5: 1; 8: 14-17; Gálatas 3:26; 4: 5-7; Efesios 1: 13-14; Hebreos 7:25; 1 Pedro 2: 9; 1 Juan 3 : 2; 5: 11-13).

La Resurrección
Creemos en la resurrección corporal de todas las personas, cada una en su propio orden: los santos a la vida eterna en la presencia de Dios, los malvados a la condenación consciente y eterna en el infierno (Mateo 25:46; Juan 3:18, 36; 5: 28-29; Apocalipsis 20: 5-6, 11-15).

La Iglesia y su misión
Creemos en la Gran Comisión como la misión principal de la Iglesia, lo cual incluye predicar a todo el mundo el evangelio de la gracia de Dios; enseñar a los conversos a obedecer al Señor en el bautismo por inmersión en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo; recordar la muerte de Cristo hasta que Él venga, en la observancia de la Cena del Señor; tener siempre cuidado de vivir vidas piadosas en el mundo; y perseguir el compañerismo y buscar el ministerio en iglesias visibles y organizadas (Mateo 16:18; Hechos 1: 8; 13: 1-3; 14:23; 1 Cor. 1: 2; 4:17; 12: 12-13 ; Ef. 1: 22-23; 5: 23-27; Col. 1:18; 1 Tes. 2:14; Tito 2: 11-15).


La declaración doctrinal está bajo la autoridad de la Junta Directiva Internacional de Avant Ministries y no se puede cambiar sin la aprobación por escrito de la Junta.