La pasión y la convicción de los fundadores de Avant se expresaron claramente en el periódico The Gospel Message , de enero de 1892:

“La organización no es el resultado de un arrebato de entusiasmo, sino el fruto de una profunda y seria consideración de los millones no alcanzados en esta y otras tierras, y la solemne convicción de que el Señor otorgaría Sus más ricas bendiciones sobre cualquier esfuerzo, sin importar cuán humilde, que se hiciera para alcanzarlos con el evangelio. … Poder en cualquier medida despertar corazones aletargados, estimular deseo en almas indiferentes y unir el esfuerzo a un número de personas del pueblo de Dios para el cumplimiento de su propósito, es una tarea que bien merece nuestro mayor esfuerzo, y nos proponemos darnos a ese propósito”.

Durante más de 125 años, Avant ha mantenido un fuerte compromiso de llevar el evangelio a las personas que viven en las áreas no evangelizadas del mundo.

1892 – Fundación de Avant

Avant surgió del movimiento misionero de las dos últimas décadas del siglo XIX, un movimiento que dio origen a numerosas sociedades misioneras. A través de los esfuerzos evangelísticos de la YMCA, algunos jóvenes de Kansas fueron desafiados al servicio cristiano. El secretario de la YMCA del estado de Kansas fue George S. Fisher, cuyos padres habían sido misioneros en Jamaica.

La convicción de Fisher era que el evangelio debía predicarse en toda la tierra, dondequiera que no se nombrara a Cristo. En 1892, Fisher y otros líderes de Kansas dimitieron de la YMCA y formaron una nueva organización independiente llamada World’s Gospel Union. El nombre fue cambiado en 1901 a Gospel Missionary Union.

Fue el 22 de octubre de 2003 que Gospel Missionary Union cambió su nombre a Avant Ministries.

1975 -Fusión con EUSA

La Unión Evangélica de América del Sur (EUSA) se inauguró en la convención de Keswick en Liverpool, Inglaterra, en 1911. La sociedad se formó después de que los misioneros que trabajaban en América del Sur fueran informados de que el continente no se consideraría en la conferencia misionera mundial de 1910 celebrada en Edimburgo, ya que los anglicanos se opusieron a que las tierras católicas romanas se consideraran un campo legítimo para la misión. EUSA se formó a partir de tres misiones existentes que operaban en América del Sur: la parte de Regions Beyond Missionary Union que trabajaban en Argentina y Perú; la Misión Evangélica Sudamericana que trabajaba en Argentina y Brasil; y la misión Help for Brazil, que se unió a EUSA dos años más tarde en 1913.

La Junta de América del Norte de la EUSA se fusionó con Avant en 1975, agregando unos 150 miembros que prestan servicios en Argentina, Bolivia, Brasil y Colombia.

2019 – Fusión con Camino Global

Camino Global fue fundado en 1890 como la Misión Centroamericana. La visión de C. I. Scofield para la misión surgió de su convicción de que el creciente movimiento misionero del siglo XIX había “pasado por alto nuestra Samaria”, y señaló que era un momento en que otras misiones estaban centrando la atención en las tierras lejanas de África y Asia, en descuido de las relativamente cercanas de Centroamérica. El primer campo de ministerio de la misión fue Costa Rica.

Camino Global y Avant Ministries nacieron casi al mismo tiempo, a principios de la última década del siglo XIX. Algunos de los mismos líderes participaron en la fundación de ambos ministerios, incluidos C. I. Scofield y  Luther Rees.  A. E. Bishop, cofundador de Avant en 1892, también fue el misionero pionero de Camino en Honduras en 1896.

C.I. Scofield, A.E. Bishop y Luther Rees participaron en la fundación de Avant y Camino a finales del siglo XIX.

En 1917, la Misión Centroamericana fue miembro fundador de la Asociación de misiones extranjeras interdenominacionales (ahora MissioNexus), de la cual Avant también ha sido miembro durante la mayor parte de su historia.

La Misión Centroamericana se convirtió en CAM International en 1975. En 2012, CAM tomó el nombre Camino Global, con el fin de servir a la Iglesia global, caminando con hispanoparlantes en todas partes para transformar comunidades, equipar a los creyentes y alcanzar al mundo. Los misioneros de Camino sirvieron en Albania, Canadá, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, España, Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y Uruguay, varios de los cuales se convirtieron en nuevos campos para Avant.

Camino se fusionó con Avant el 1 de julio de 2019. Tras la fusión, la membresía activa de Avant superó los 500 por primera vez en su historia, con presencia en cerca de 50 países.